Maria-Mercè Marçal — Diré tu cuerpo

Descripción

Diré tu cuerpo como un conjuro de plata

y reptaré tu nombre de sima voraz

con el deseo izado bajo tormenta.

 

Con este terceto, la poeta Maria-Mercè Marçal (Barcelona, 1952 – Barcelona, 1998) no solamente reúne las palabras esparcidas a lo largo de su sextina, rematando su clave estrófica, sino que, en un ejercicio mayor de recomposición, resume su pensamiento, prístino tratado de literatura: el deseo poderoso, la palabra deseante, el cuerpo que aparece, un triple movimiento para conjurar el mundo, diciéndolo, para que exista. Un tipo de lenguaje que, siguiendo a Paul Preciado, es una «tecnología de producción de subjetividad», exactamente la misma usada por el Yahvista, ese narrador lleno de amor y furia del Antiguo Testamento en el que alguno ha visto la escritura de una mujer de la corte del rey Salomón.

Los poemarios que publicamos en este volumen, Terra de Mai (1982) y Raó del cos (2000) —traducidos al castellano por Noelia Díaz Vicedo y acompasados por su versión original—, introducen dos temas que en la poesía catalana, como apunta el prólogo, «carecen de precedentes: la pasión amorosa y carnal vivida entre dos mujeres, en el caso de Tierra de Nunca, y el desarrollo de un cáncer, vivido de forma crítica y desnuda en Razón del cuerpo». Dos temas que se hacen carne y meten vida con sus propias maneras de empellarse y residirse. Y no es casualidad que las formas usadas, la sextina y el verso libre, constituyan dos extremos de la elaboración poética, pues se busca la tensión, la ruina de donde ha de surgir nueva la voz.

Maria-Mercè Marçal es la poeta en lengua catalana más importante de finales del siglo xx, de ahí que sea una influencia incuestionable en la poesía catalana del presente y un objeto constante de estudio. Su voz, desde sus primeras palabras, es la voz enturbiada del compromiso:

 

Al azar le agradezco tres dones: haber nacido mujer,

de clase baja y nación oprimida.

 

Y el turbio azul de ser tres veces rebelde.

Ir a Arriba